Orar

Nuestros obreros son la primera línea del Evangelio.
Ellos necesitan que todos nosotros los respaldemos.

Derribando Fortalezas Espirituales

Ser misionero es un llamado difícil. Eso es doblemente verdadero cuando ese llamado es para ir a un grupo de personas no alcanzadas o a una región hostil al Evangelio. Es como si estuvieras marchando alrededor de Jericó, sin estar seguro de si tus esfuerzos realmente lograrán algo, pero tú sigues adelante. Ahí es donde entramos el resto de nosotros. Un esfuerzo de oración concertado por más trabajadores y por el crecimiento del reino, hacia nuevas tierras y nuevas personas, derriba esas fortalezas de la oscuridad y conduce a la victoria que Jesús nos prometió. Sabemos que los obreros en el campo están orando por esa victoria. Te pedimos que tú también lo hagas.

El Activismo Comienza con la Oración

Ora por nuestros obreros misioneros en todo el mundo por nombre.

Once regiones representan un mundo lleno de personas que necesitan el amor de Jesús

Conoce al misionero de área y a los proyectos prioritarios de cada región, por los cuales tú puedes cubrir en oración. Además, ora al Señor de la cosecha por los obreros específicos que se necesitan en el campo misionero.

La oración es solo parte del trabajo.

Únete a la misión de hacer discípulos orando y dando. Da al Fondo de Misiones Globales y apoya a obreros misioneros Cuadrangulares alrededor del mundo.